Recetas de ensaladilla rusa

Cómo hacer ensaladilla rusa

Ensaladilla rusa con gambas

Uno de los platos clásicos del verano es la ensaladilla rusa, una elaboración gastronómica sencilla que se elabora en muy poco tiempo y que suele gustar a toda la familia.

Cada persona la prepara de una forma diferente y de este plato hay que decir que admite infinidad de ingredientes, como por ejemplo las gambas, las cuales le dan un toque de sabor estupendo.

Ensaladilla rusa con gambas

En esta ocasión os vamos a dar su receta, para que podáis comprobar por vosotros mismos lo bien que le van unas cuantas gambas a una elaboración como estas.

Para preparar cantidad suficiente como para 6 personas necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • 1 kilo de patatas.
  • 350 gramos de gambas peladas congeladas.
  • 250 gramos de guisantes.
  • 100 gramos de maíz cocido.
  • 250 gramos de zanahorias.
  • 4 huevos grandes.
  • Mayonesa..
  • Cebollino.
  • Sal (al gusto)

Modo de elaboración

Lo primero que debemos hacer es cocer los alimentos, comenzando por las patatas, que es lo que más tiempo requiere para cocer. Por tanto podemos cocer en una misma olla las patatas y a media cocción agregar las zanahorias, porque requieren de menos tiempo y en otras los huevos, las gambas y los guisantes.

Cuando tengamos las patatas cocidas las enfriaremos, pelaremos, quitaremos los “ojos” que puedan tener y las trocearemos sobre un bol y haremos lo mismo con las zanahorias.

Echaremos un poco de sal y removeremos para que todos los trozos tengan su punto de sal.

Los huevos los pasaremos por la mandolina y los desmigaremos para echárselo a las patatas y a la zanahoria.

También incorporaremos los guisantes cocidos y escurridos y el maíz cocido y lo removeremos bien. Ahora solo queda echarle dos o tres cucharadas soperas de mayonesa y volver a remover para que todo quede bien mezclado y coronaremos con un poco de cebollino, cebolla de verdeo o cualquier otra hierba bien picada por encima.

Consejos

Si queremos que los sabores se integren de una manera más homogénea entre ellos, se recomienda cortar todos la patata y zanahoria del un tamaño pequeño y similar. Si dejamos la patata demasiado gruesa no será igual, ni por textura ni por equilibrio de sabores, que es algo que no nos interesa.

Aunque hemos utilizado gamba pelada, cocida y congelada, no importa si se quiere hacer con gamba fresca, gamba grande o langostino, el sabor es verdaderamente espectacular, pero la gamba siempre debe estar libre de cáscara y sin el intestino, por lo que antes de cocerlas es recomendable que las evisceremos bien.